SISTEMA DE OPCIONES PMA

  • Un poderoso modelo de “trading” financiero diseñado para lograr rendimientos extraordinarios, bajo un ambiente de riesgo controlado.

  • Exclusivo para “traders” experimentados e inversionistas familiarizados con los mercados internacionales.

El sistema puede ser operado en tres niveles:

  1. Conservador: para portafolios de bajo riesgo. Rendimiento esperado, hasta 10% anual,.
  2. Moderado: para portafolios de riesgo medio. Rendimiento esperado, 10 – 15% anual.
  3. Agresivo: para portafolios de alto riesgo. Rendimiento esperado, superior al 15% anual.

Contacto:

rigobertopuentes@pmacolombia.com

57312–4864650

¿Qué es el “Sistema de Opciones  PMA”?

Es un sistema de inversión que funciona en el mercado NYSEArca y que está basado en una anomalía financiera que se ha producido como consecuencia de la reciente introducción de nuevos productos de inversión. El sistema logra obtener altos rendimientos a través de la combinación de la anomalía con una sofisticada estructura de opciones financieras.

El “Sistema de Opciones PMA” trabaja en todos los entornos de mercado:

Una de las grandes ventajas del “Sistema de Opciones PMA” es que genera resultados positivos, independientemente del desempeño del mercado: bien que suba, que baje, o que se mantenga estable,  nuestro sistema generalmente genera ganancias.

Las bases del “Sistema de Opciones PMA”

El sistema está basado en una anomalía financiera, recientemente aparecida en los mercados globales, como resultado del desarrollo de nuevos y cada vez más complejos instrumentos de inversión.

Si bien la “Teoría de los mercados eficientes” sostiene que no es posible obtener resultados superiores al mercado, la misma acepta que pueden presentarse oportunidades en donde sí es posible lograr resultados extraordinarios, cuando estos están basados en una anomalía del mercado.

¿Qué es una anomalía financiera?

“Dentro del campo de la teoría financiera se considera anomalía a todos aquellos comportamientos de las rentabilidades bursátiles que no pueden ser explicados por la teoría financiera existente. El conocimiento de estas irregularidades implica que, si siguiésemos una determinada estrategia de inversión, podríamos obtener rendimientos extraordinarios. De este modo, la existencia de anomalías en los rendimientos bursátiles cuestiona la eficiencia del mercado de valores al ser posible predecir, en determinados casos, la evolución de los rendimientos esperados”. http://www.expansion.com/diccionario-economico.

Nuestra trayectoria en los mercados globales

Después de mucho tiempo y esfuerzo buscando el Santo Grial del “trading”, finalmente lo encontramos. Pero no fue fácil y tardó bastante tiempo:

Comienzos de la década de 1990: Dimos nuestros primeros pasos en “trading” financiero con una cuenta en FIDELITY INVESTMENT, uno de los corredores de bolsa más importantes de los Estados Unidos. En ese momento, los inversores que operábamos directamente en Wall Street teníamos que realizar las transacciones por teléfono. Eran costosas y los precios de compra y venta no se conocían de inmediato. De cierta forma se trataba de negociaciones a ciegas.  No fue sino hasta mediados de los años noventa que FIDELITY comenzó a ofrecer una plataforma para realizar operaciones en línea. Durante esa época, hasta los inicios del nuevo siglo, Wall Street era una máquina de hacer dinero; el mercado crecía constantemente y por lo tanto, cualquier acción que se comprara era una apuesta segura. El único requisito para ganar dinero era estar en el mercado. Internet estaba en su fase inicial y las empresas relacionadas con él estaban en auge. Miles de empresarios iniciaron sus negocios en un garaje y unos meses más tarde los colocaron en el mercado de valores, aprovechando la creciente demanda de los inversores, ansiosos por no quedarse fuera del juego. Por lo tanto, estaban dispuestos a pagar sobreprecios por las acciones de unas empresas incorporadas que claramente estaban destinadas a la quiebra. Como resultado, el sector técnico estaba encendido… ¡muy caliente! Ese fue el momento en el que empresas como Amazon, Cisco, Microsoft, Apple y otras similares aparecieron en la bolsa y comenzaron a crecer como la espuma, lo que llevó los precios de los mercados a niveles récord. Era habitual para todos los “traders” sentirse como genios financieros. Pero la realidad apareció y los puso en su lugar. Por desgracia, por cada Amazon y Microsoft, que tuvo éxito, hubo miles de empresas que se declararon en quiebra dejando estacados a miles de inversores más inocentes.

En los años 2000 y 2001 aprendimos que el mercado no era tan fácil como pensábamos. La crisis del sector tecnológico nos enseñó una dura lección: aprendimos que no era suficiente comprar una acción y luego sentarse a ver cómo los precios crecían.

Entre los años 2002 y 2007 los mercados se recuperaron. Fue también un buen período para ganar dinero con poco esfuerzo. Pero entonces apareció la crisis de 2008-2009, de la cual escapamos, gracias a los nuevos conocimientos financieros adquiridos y a la experiencia vivida durante la anterior crisis. Tuvimos suficiente información sobre la burbuja inmobiliaria y nos preparamos para su estallido; pero no solo para la explosión, sino lo más importante, para el auge que se produjo después de la crisis.

El período entre 2009 y 2014 fue muy similar a la década de los noventa. El mercado, en su conjunto, creció tres veces, y las oportunidades se presentaron por todas partes. En nuestro caso encontramos una excelente fuente de ingresos con fondos de tipo cerrado y REITs. Pero la competencia de robots y algoritmos redujo drásticamente los márgenes de utilidad, por lo cual decidimos mirar nuevos horizontes en el mercado de derivados.

Fue entonces cuando descubrimos que el mercado de las opciones financieras no era tan riesgoso como la mayoría de la gente piensa. Por el contrario, las opciones son el instrumento más noble y flexible en el mercado. Son como un juguete LEGO: con sólo cuatro piezas sencillas (comprar, vender, CALLS y PUTS) puede construirse un número inimaginable de sofisticados y rentables esquemas.

A principios de 2014, tras una profunda investigación del mercado, descubrimos una anomalía financiera que se da en un amplio grupo de fondos de inversión (principalmente ETF’s). Nos tomó cerca de un año en análisis actuariales, matemáticos y estadísticos, para aislar aquellos ETF’s que cumplieran la anomalía de una manera consistente (existen muchos ETF’s que aparentan seguirla). Nuestra investigación nos permitió llegar a productos con más de diez años de historia cumpliendo consistentemente con la anomalía. Simultáneamente estuvimos evaluando diferentes esquemas de transacciones que nos permitiesen explotarla, hasta que logramos desarrollar el más apropiado. De esta manera, la anomalía, aunada a la flexibilidad de las opciones, nos dio lo que buscábamos: el “Santo Grial del trading”. Sin embargo, el desarrollo no fue fácil; tuvimos que dedicar tiempo, esfuerzos y recursos económicos en la investigación y en ensayos fallidos, hasta que encontramos el sistema más adecuado.

En enero de 2015 iniciamos transacciones reales con resultados muy positivos: hasta agosto de 2016 hemos realizado más de 60 transacciones, de las cuales 85 % han sido positivas. Por su parte, las negativas nos han dejado una excelente experiencia que nos ayudará a aumentar significativamente el nivel de transacciones ganadoras.

Las principales características del “Sistema de Opciones PMA”.

  • Rendimientos extraordinarios: El sistema está en capacidad de generar rendimientos extraordinarios, debido a que está basado en una anomalía del mercado.
  • Ingreso fijo recurrente: Independientemente de la dirección del mercado, el sistema genera ingreso permanente.
  • Nivel de riesgo: El sistema se adapta a portafolios de alto, mediano y bajo riesgo.
  • Estructura sofisticada: El sistema funciona exclusivamente con una estructura de derivados financieros.
  • Subyacentes: Los subyacentes son ETFs de alta liquidez que se negocian en el mercado NYSEArca.