Servicio de inversión “Llave en mano”

 

 

A través de nuestra firma PMA Colombia ofrecemos un servicio de asesoría “Llave en mano”. Nos hacemos cargo de todo el proceso de establecimiento de la inversión: apertura de cuenta de corretaje con un bróker de los Estados Unidos, entrenamiento y mentoría para realizar las transacciones, y acompañamiento hasta que el inversionista o grupo de inversionistas puedan operar independientemente.

 

Nuestro servicio comprende tres fases:

1. Educación

2. Entrenamiento y mentoría

3. Asesoría permanente

 

 

 

 

La fase de educación se inicia con una breve evaluación que nos permite determinar el nivel de conocimientos del inversor o el grupo de inversores. De acuerdo con los resultados, se establece un programa de educación teórica que capacita al, o a los participantes, para comprender todos los conceptos inherentes a la inversión y, de esta manera, avanzar a la segunda fase.

 

Durante la fase de entrenamiento y mentoría se comienzan a realizar transacciones reales en el mercado de valores, con el acompañamiento de un asesor. Esta etapa puede tomar un tiempo indefinido, hasta que el inversor o el administrador de la cuenta se sientan confortables realizando las transacciones independientemente.

 

Por último se pasa a la fase de asesoría permanente, durante la cual, el inversor opera por su cuenta, pero tiene siempre disponible el servicio de asesoría para monitorear las operaciones y atender posibles inquietudes que puedan surgir.

 

La inversión puede realizarse individualmente o mediante la creación de un “pool” de inversionistas que deseen invertir de manera conjunta.

 

 

Empresas de Inversiones Financieras

Una alternativa interesante para inversionistas que deseen agruparse o formar un “pool” para invertir de manera conjunta es la de constituir una Empresa de Inversiones Financieras.

-¿Cómo se crea una Empresa de Inversores Financieros?

Una Empresa de Inversores Financieras es una figura societaria creada por un grupo de emprendedores que buscan un fin común. Es nada más y nada menos que una Sociedad de Responsabilidad Limitada, una Sociedad por Acciones Simplificadas (SAS) o cualquier otro tipo de entidad jurídica cuyo objetivo es el de invertir en productos financieros.

 

El proceso para iniciar una empresa de inversión es el mismo que el de crear una compañía industrial, comercial o de servicios. Lo único que varía es el objeto social. Por lo demás opera exactamente igual: los socios hacen un plan, redactan unos estatutos, firman un documento de constitución y acuerdan cómo distribuir las funciones de administración y operaciones del día a día.

 

La estrategia de crear un “pool” de inversionistas con los compañeros de trabajo es muy práctica, particularmente para ejecutivos de altos ingresos que generalmente tienen excedentes para invertir y no saben cómo hacerlo.

 

Nuestro sistema de inversión tiene tres importantes ventajas: la primera es que el tiempo requerido para administrarlo es muy reducido. Una vez que se adquiere la pericia necesaria, basta con un par de horas a la semana. De esta manera, el administrador no necesita dejar sus actividades usuales. La segunda es que puede comenzar a ver los beneficios desde la misma semana en que inicia la operación y la tercera es que en todo momento el dinero estará bajo su control.

 

 

Testimonios