Del ahorro en familia

familia

Crisis de salud… crisis económica… Los ingresos disminuyen los problemas aumentan. Esta pandemia que el mundo padece ha traído desempleo, pérdida de negocios, caos físico, financiero y emocional. 

Si el dinero no alcanza, solamente hay dos salidas: o gastar menos… o ganar más. Y de ellas, la única que está bajo su control es la primera. ¡No existen soluciones mágicas! Al contrario de lo que comúnmente se piensa, el comienzo de la solución para hacer que el dinero alcance no está en ganar más, sino en saber administrar lo que se gana.

Una vez se logre este primer objetivo, la simple eficiencia en administrarlo hará que se gane más y que quede un remanente para el ahorro. 

La forma más práctica de ahorrar consiste en administrar el dinero a través de un presupuesto. Este te ayudará a ajustar tus gastos para que sean acordes con tus ingresos y para que te permitan dejar un remanente para el ahorro.  

Algunas recomendaciones:

1. Cada vez que quieras comprar algo es fundamental preguntarte: ¿realmente lo necesito?

2. Las únicas compras que deben hacerse a crédito son aquellas que están perfectamente planificadas: la hipoteca de la vivienda, el crédito para el vehículo, para línea blanca, etc. 

3. Nunca deben hacerse compras a crédito no planificadas. Por ejemplo las compras con tarjetas de crédito siempre deben ser para pagarse en una sola cuota. Si al realizar una compra no estás seguro de poder pagarlo en una cuota, es porque no puedes permitírtela.

Hay que involucrar a toda la familia en este proceso. Un ahorro en familia. Una práctica valiosa, no solamente para hablar sobre el ahorro, sino también para tratar otros temas, es la de implementar la costumbre de celebrar  reuniones familiares periódicas. En ellas se permitirá que cada uno de los miembros de la familia lleve los temas que desee conversar.

Una de las áreas que deben tratarse durante las mismas es el tema de la administración del dinero. Puede inculcarse en los hijos el tema del ahorro, cómo hacerlo y no morir en el intento. Y no solamente el tema del ahorro.

Es fundamental inculcar en los niños los paradigmas financieros adecuados, es decir sembrar en sus cerebros las creencias y valores que tienen que ver con la eficiente administración del dinero. Por supuesto, para que esto sea posible, es necesario que los padres adopten primero esos paradigmas y los pongan en práctica en su hogar. Los niños aprenderán a partir de la enseñanza de los padres, principalmente a través del ejemplo. Y ¿cuáles son los paradigmas que deben aprender los padres?

Hay un libro, El mejor regalo para tus hijos, que trata justamente sobre ese tema. En él los padres encontrarán una excelente herramienta para ayudarse a ayudar a sus hijos —y a toda la familia—, y de esta manera garantizarles bienestar económico durante toda la vida.

Del ahorro en familia

Deja una respuesta