Por: Rigoberto Puentes

-¡Pero si la semana pasada costaban $500.000! –Reclamó la señora al vendedor- ¿Por qué subieron de precio?

Unos días antes ella había visto los zapatos en la vitrina y se había enamorado de ellos. ¡Tenía que comprarlos!

-Qué pena señora, pero nos aumentaron los costos –respondió este último- y tuvimos que subir los precios.

El vendedor se refería a las recientes medidas que había tomado el gobierno para desincentivar las ventas de zapatos: restricción al uso del cuero, aumento del IVA, aumento de intereses a los fabricantes, etc.

-Bueno –respondió resignada la señora sacando su tarjeta de crédito- ¡qué le vamos a hacer!

Una situación típica del mundo de las finanzas personales en Colombia.

El relato anterior hace referencia a un interesante artículo de EL TIEMPO (domingo 27/5) sobre el incremento irracional del crédito, particularmente el de consumo.  

Finanzas personales en Colombia
La mejor solución para detener el auge crediticio es la educación  en finanzas personales.
Allí hacen una lista de las siete formas mediante las cuales el gobierno intentará atajar el aumento del mismo. Las resumo a continuación:

1) Congelar los fondos de los BANCOS
2) Fijar topes para que los BANCOS midan la capacidad de endeudamiento
3) Imponer límites de crédito vs. garantías
4) Mayores requisitos de capital a los BANCOS
5) Fijar mayores impuestos a los fondos de que dispone los BANCOS para prestar
6) Que los BANCOS reduzcan los plazos de los créditos
7) Que los BANCOS aumenten capital de reserva

Tengo la impresión de que el gobierno está dejando toda la responsabilidad en el lado equivocado: ¡LOS BANCOS! Parece olvidarse de que estos no son  entidades oficiales que deban obedecer a ciegas los mandatos del gobierno; ni tampoco entidades sin ánimo de lucro dispuestas a acatar religiosamente las regulaciones que trate de imponerles la Superfinanciera.

Los bancos no harán caso indiscriminado de ninguna regulación que trate de impedirles aumentar sus ganancias. Por el contrario, tratarán de buscar cuanta argucia legal encuentren sus abogados para pasarse por alto las regulaciones y seguir prestando dinero a manos llenas… Y no los culpo. ¡Ese es su negocio! Y su responsabilidad, como la de cualquier otro empresario, es la de maximizar las utilidades para sus accionistas. ¡Esa es la base de nuestro sistema capitalista!

Lo que el gobierno pretende con las anteriores medidas es algo así como pedirle al fabricante de zapatos que reduzca su volumen de ventas porque las señoras están comprando zapatos en exceso. Al tratar de aumentar las barreras que encarezcan la producción, el fabricante aumentará el precio de sus zapatos… con la absoluta certeza de que la dama que se enamore de un par de los mismos no reparará en el precio… los comprará de igual forma… ¡Lo mismo ocurre con el crédito!: lo que estas medidas harán es encarecer el costo del dinero. Los bancos seguirán prestando a una mayor tasa de interés. Y si el gobierno pretende seguir restringiendo el crédito bancario lo único que conseguirá es desviar a los usuarios financieros hacia los agiotistas… ¡empeorando con ello su situación!

Y entonces… ¿cuál es la solución?

“LA EDUCACIÓN SOBRE FINANZAS PERSONALES”.


Para que la solución realmente funcione, esta debe estar en manos de los propios interesados: los usuarios financieros. Son ellos los que tienen que ser convencidos de que el alto endeudamiento a la larga puede conducirlos a la pobreza crónica. Es fundamental  iniciar cuanto antes el programa nacional de educación en finanzas personales. 

Mientras la gente no aprenda a manejar sus finanzas personales… mientras no sea consciente del daño que genera el alto endeudamiento, no será posible reducir el crecimiento del crédito de consumo.

Una pregunta para los altos funcionarios del sistema financiero:

Siguiendo las pautas del programa mundial de la OECD (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), en 2010 se inició un proyecto llamado ESTRATEGIA NACIONAL DE EDUCACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA. Los detalles del mismo se plasmaron en un documento desarrollado conjuntamente por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, el Ministerio de Educación Nacional, el Banco de la República, la Superintendencia Financiera de Colombia, el Fondo de Garantías de Instituciones Financieras, el Fondo de Garantías de Entidades Cooperativas y el Autorregulador del Mercado de Valores.


Después de dos años de existencia del citado documento, ¿en qué punto se encuentra el proyecto?

Por supuesto esta pregunta va dirigida a las cabezas de las entidades responsables.
Espero que algunos de los lectores puedan hacérselas llegar.

·         Dr. Juan Carlos Echeverry, Ministro de Hacienda y Crédito Público
·         Dra. María Fernanda Campo Saavedra, Ministra de Educación
·         Dr. José Darío Uribe Escobar, Gerente General del Banco de la República
·         Dr. Gerardo Hernández Correa, Superintendente Financiero
·         Dra. María Inés Agudelo, Directora de FOGAFIN
·         Dra. Martha Teresa Durán Trujillo, Directora de FOGACOOP

Probablemente puedan responder que ya está atacándose el problema a través de los programas de educación en finanzas personales que están desarrollando la AMV y la ASOBANCARIA. ¡Eso está bien!, pero no es suficiente… No podemos dejar toda la responsabilidad de difundir la educación  sobre finanzas personales al sistema de intermediación financiera… ¡por razones obvias!

UN MENSAJE PARA EL PRESIDENTE:

Dr. Juan Manuel Santos Calderón,  Presidente de la República. La crisis económica global que se avecina es de proporciones inéditas y la mejor forma de ayudar a la población a paliarla es a través de la educación en finanzas personales. Es imperativo desarrollar urgentemente programas masivos  que ayuden a las familias a estar mejor preparadas para sobrevivir el vendaval económico.
Finanzas personales en Colombia ¡Urgente!