Los triunfos de Francois Hollande en Francia y de la oposición en Grecia son una señal más de que la estrategia para recuperar las economías que están emprendiendo los europeos no tiene posibilidades de éxito. Tanto el pueblo francés como el griego están confirmando que no están dispuestos a sacrificar su presente económico por la promesa de un mejor futuro.

El mensaje es claro: las medidas de austeridad que están tratando de aplicar los gobiernos para detener la crisis no han hecho más que exacerbar la molestia de los ciudadanos contra sus sucesivos gobiernos que no han sabido administrar los recursos.

El resultado de las elecciones sobre los mercados financieros de todo el mundo ha sido el esperado: están colapsando. 

¿Se trata de un colapso duradero?

Probablemente no. Es posible que haya una baja de los precios de las acciones durante las primeras 24 – 72 horas de la semana, pero luego volverán a retomar la tendencia alcista que han traído hasta aquí.

Aún no ha llegado el momento del colapso real. Para que ello ocurra tendremos que pasar algunas etapas previas. Sin embargo, lo ocurrido en Francia y en Grecia acelerará el proceso conducente hacia la crisis económica global. ¡Es urgente empezar a prepararse!  

Les recomiendo el libro Prepárese… ¡que viene el lobo! de Rigoberto Puentes para que sepa CÓMO debe preparase.