Administrando una inversión en acciones

Por: Rigoberto Puentes

Antes de continuar con nuestra serie de artículos sobre acciones, queremos agradecer a todos nuestros lectores por sus comentarios. Esperamos aclarar todas sus inquietudes. Por favor sigan comentando y con mucho gusto les contestaremos de manera personalizada.

Continuemos pues con el tema.

¿Cómo administrar una inversión en acciones?

La creencia popular es que existen gurúes, magos, personas superdotadas o sofisticados robots que son capaces de predecir con certeza cuándo una acción va a subir para comprarla y lograr grandes beneficios…

¡No hay tal! La realidad es mucho más sencilla que eso. Existen, eso sí, personas que son expertas en la materia y que logran rendimientos consistentes… pero no tiene nada que ver ni con adivinación ni con magia. Se trata de profesionales que, como un médico, un ingeniero o un abogado, han dedicado tiempo y esfuerzo en especializarse y lograr ser expertos en la materia… Es algo que está al alcance de “todo el mundo”… pero que ¡no es gratis! Requiere de tiempo y de esfuerzo. El mismo que requiere el especializarse en cualquier otra profesión.

Y ahora vamos al tema. Trataré de explicarlo de la forma más comprensible que me sea posible.

Vamos a hacerlo paso a paso:

Lo primero que debe hacerse cuando va a invertirse en acciones (o en cualquier otro negocio) es medir el riesgo.

Riesgo de invertir en acciones

Empecemos pues por pensar en el riesgo de las acciones.

Riesgo comercial: El primer riesgo consiste en que las corporaciones que tienen acciones en la bolsa de valores pueden quebrar… y esto es cierto no sólo para compañías nuevas y sin basamento visible. También puede ocurrir con empresas reconocidas y que parecen más sólidas que el granito. Para la muestra un botón: General Motors Corporation (GM). Esta reconocidísima compañía quebró en 2009 dejando en la calle a miles de inversionistas de todo el mundo. La GM que conocemos hoy en día es otra; General Motors Company (GM) es diferente de la anterior.

Esto nos lleva a pensar en la regla número 1 para administrar las acciones:

REGLA 1: Nunca coloque su dinero en acciones individuales. No existe una compañía, por sólida que parezca, que no esté expuesta a la quiebra.

-Y… ¿entonces?, ¿de qué estamos hablando?, ¿el título del artículo no es “Cómo administrar una inversión en acciones”?

-¡Ya va!… ¡ya va…! Vamos por partes.

Efectivamente, el artículo trata sobre una inversión en acciones, pero buscando lograr una inversión eficiente. Una en la cual podamos obtener un buen rendimiento, pero sin exponer nuestro dinero a un riesgo muy alto. Para ello es necesario diversificar la inversión. Que no quede en un solo sitio, sino en muchas acciones… Y esto nos lleva a la regla número 2.

Regla 2: Para invertir en acciones es imprescindible “diversificar la inversión”.

Lo cual significa no colocar todo el dinero en una sola acción sino en muchas; entre más, mejor. Encuentre acciones de la mejor calidad (Coca-Cola, Wal-Mart, Exxon, DuPont, Monsanto, General Electric, etc. etc. y ensamble un portafolio eficiente).

¡Pero eso requiere mucho dinero!– diría una persona pensante –además de tiempo y conocimiento para poder administrar el portafolio.

Efectivamente, así es.

El manejo de un portafolio de inversiones requiere de un gran conocimiento del mercado y de dedicación completa. No es recomendable para principiantes que no disponen ni del conocimiento ni del tiempo… Pero existe una alternativa que consiste en invertir en portafolios que ya estén ensamblados y que estén administrados por asesores de inversión que cuenten con el conocimiento y tiempo necesarios. A estos portafolios ya ensamblados se les llama “compañías de inversión” o “fondos mutuales” o “carteras colectivas”… y son la mejor alternativa para neutralizar el riesgo de perder dinero por quiebra de la entidad en la cual se invierta.

Y esto nos lleva a la regla número 3.

 Regla 3. El inversionista común solo debe invertir en acciones a través de reconocidos fondos mutuales o carteras colectivas. Pero para ello es importante que conozca en qué consiste ese tipo de instrumento de inversión.

¿Qué es un fondo mutual o cartera colectiva?

R/. Se trata de una compañía de inversiones. Es decir una empresa cuyo objetivo social es la inversión en diferentes tipos de títulos financieros; acciones, para el caso que nos ocupa.

Para explicar mejor el concepto vamos a dar un ejemplo. Para ello haremos uso nuevamente de Juan y María, los personajes del artículo anterior. Recordarán que ellos vendieron su empresa y quedaron con mucho dinero en el bolsillo, pero desempleados. Ellos, emprendedores por naturaleza, empiezan a buscar en qué invertir y, después de pensarlo y profundizar sus estudios sobre los mercados financieros, deciden montar una compañía de inversión. Su meta consiste en hacerla crecer y luego venderla en la bolsa de valores; de la misma forma que hicieron con la anterior.

-¿En qué consiste el negocio?

El objeto social de la nueva empresa es el de generar ganancias a través de la compra y venta de acciones en la bolsa de valores. Para ello, por supuesto, contratan a un asesor de inversiones experimentado. Ellos son conscientes de que, a pesar de haber estudiado la materia, no están capacitados para asumir la responsabilidad de administrar un portafolio de acciones.

La nueva empresa genera ganancias de tres maneras:

1)    Ganancia de capital al alza: para ello identifican acciones que creen que pueden subir de precio, las compran y luego las venden con la respectiva utilidad.

2)    Ganancia de capital a la baja: identifican acciones que creen que pueden bajar de precio, las piden prestadas (al broker o casa de bolsa), las venden y cuando bajan, las recompran;  obtienen su ganancia y las devuelven.

3)    Ganancia por dividendos: hay acciones que generan dividendos de más del 15% anual (Ej. AGNC, ARR, NLY, etc.). Esas, por supuesto, no faltan en el portafolio de Juan y María.

Con el tiempo el negocio resulta tan exitoso que nuevamente son contactados por el banco de inversión que les propone vender acciones de su compañía de inversión en la bolsa. Repiten un proceso similar al que mencionábamos en la primera parte y emiten acciones para vender al público. De esta manera nace un nuevo fondo mutual o cartera colectiva en la que pueden participar todas las personas que así lo deseen, a través de la compra de sus acciones.

-¿Es recomendable invertir en el nuevo fondo mutual de Juan y María?

-¡Hmmm! La verdad es que no. Demasiado nuevo para mi gusto. Me fue útil para explicar el concepto, pero nada más. Es posible que con la habilidad de Juan, María y su asesor logren grandes rendimientos… Pero, es un fondo nuevo y sin trayectoria… Yo prefiero colocar mi dinero en fondos con amplia tradición y experiencia. Unos que ya estén bien establecidos en el mercado.

-¿Y dónde se encuentran esos fondos?

-En todo el mundo. El ámbito de los fondos es tan, pero tan amplio, que se pueden comprar casi que a través de cualquier banco o entidad financiera en el mundo. Para que tengan una idea de la magnitud de este negocio: existen más fondos que acciones individuales. Nadie sabe con exactitud cuántos fondos existen. Yo calculo que sumando las diferentes categorías (abiertos, cerrados, mixtos, etc.) sobrepasan los 80.000 y captan la mayoría del dinero de los ahorristas del mundo.

-Ante esa magnitud, ¿cómo elegir un fondo para invertir?

¡Nuevamente estoy extendiéndome demasiado con el tema!  Así que dejaremos la respuesta para la tercera parte de esta entrega.

Hablemos sobre acciones (Parte II)

4 pensamientos en “Hablemos sobre acciones (Parte II)

Los comentarios están cerrados.