Fondos mutuales…

… de acciones, de bonos, de papeles comerciales, “Money Market”, mixtos, de alta capitalización, de baja capitalización, abiertos, cerrados, de índices, de sectores particulares, multisectores, internacionales, europeos, americanos, canadienses, de países individuales, sociales, sin fines de lucro, de mercados emergentes, fondos de fondos (compuestos de otros fondos mutuales), etc., etc., etc….

La diversidad de fondos mutuales es tan amplia como al imaginación de quienes los desarrollan. La materia prima es muy amplia: bonos, acciones, papeles comerciales, etc.

¿Cómo elegir entre tantísima diversidad?

En este punto trataré de dar respuesta al comentario de nuestro lector, Jorge Alejandro:

“…entonces podemos afirmar que los fondos son una alternativa confiable para administrar recursos. ¿Elegir el adecuado será tarea de  2, del asesor y del inversionista?”

-En cuanto a lo de alternativa es correcto…los fondos mutuales son una alternativa para invertir.

-En cuanto a lo de confiables… ¡depende! Para llegar a los “confiables” es necesario hacer un escrutinio cuidadoso. Por supuesto, en este punto es donde es de utilidad el asesor… ¡Peeero! La selección de asesor es aún más importante que la del fondo…

Unas palabras sobre la asesoría financiera:

El asesor de inversiones debe ser nada más que eso: “asesor”. Es decir, el especialista que provee información, sugiere, aconseja y resuelve las dudas. Las decisiones deben ser tomadas en su totalidad por el inversionista. El hecho de contar con un asesor no lo exime de estudiar y comprender cuidadosamente cada producto en el que piense invertir. Bien que se trate de un fondo mutual u otro título. Para comenzar, el inversionista debe comprender  muy bien la diferencia entre un asesor y un vendedor de productos financieros. El primero tratará de ayudarle a seleccionar los productos que le generen los mejores rendimientos; el segundo tratará de sugerirle aquellos que le generen las mejores comisiones a él,… al vendedor.

Hago mención a lo anterior para insistir una vez más en la importancia de educarse financieramente. Ser inversionista no es tener dinero para invertir. Ser inversionista implica comprender los fundamentos y las particularidades de los activos en los que se piensa invertir.

Volviendo al tema de los fondos… ¿Qué tipo de fondos elegir?

 En este punto, compartiré con mis lectores mi opinión particular. Es decir qué fondos me gustan a mí y por qué.

-Mis preferidos son lo ETFs (Exchange Traded Funds).

¿Qué es un ETF?

Se trata de una clase de fondos mutuales que cuenta con interesantes particularidades:

  1. Están conformados por cestas de acciones (para el caso que nos ocupa) que replican índices reconocidos: Dow Jones, S&P, Nasdaq, RUSSEL, MSCI EAFE, etc. Probablemente el inversionista se sienta más seguro colocando su dinero en una de estas cestas, que en la que desarrollaron Juan y María, en la entrega anterior.
  2. Funcionan como una acción común. Es decir que pueden ser vendidos y comprados en bolsa, en cualquier momento del día. Su precio se conoce al instante, a diferencia de los fondos tradicionales que deben esperar hasta el cierre de los mercados. Esta segunda particularidad es muy interesante particularmente para especuladores financieros que pueden hacer “trading” con títulos que son muy seguros desde el punto de vista del riego comercial (posibilidad de quiebra).
  3. Permiten invertir “en corto”, es decir, haciendo ganancias cuando los precios bajan. Y, aprovecho este punto para responder la inquietud que nos presentó otro apreciado lector, Elmer Edmundo Ortiz.

“he entendido cómo ganar cuando una acción va a subir, pero no te entiendo cómo ganar cuando una acción va a la baja”

Cómo ganar dinero en una acción a la baja.

Existen dos formas básicas de ganar dinero cuando una acción baja.

1)    Invertir en corto: dentro del compromiso que un inversionista tiene con su bróker (casa de bolsa) está el de tener acceso a crédito inmediato (“margin”, en términos bursátiles), respaldado por los títulos que se tengan en la cuenta. Por ejemplo, si un inversionista tiene invertidos $100.000 en un ETF, él tiene derecho a obtener un préstamo, que puede llegar a ser hasta de unos $75.000 (75%)  para adquirir otros títulos. Ese préstamo puede ser en efectivo o en título directamente. Para realizar una inversión en corto utilizamos el segundo método: pedimos prestados los títulos al bróker y lo vendemos.

-¡La explicación no esté muy clara!

Trataré de usar un ejemplo: Juan tiene una cuenta de corretaje con Schwab (un conocido bróker de los EE.UU.). Supongamos que tiene un portafolio que en total suma $100.000.

De acuerdo con informaciones que ha leído y conversaciones con su asesor, Juan piensa que el oro va a bajar de precio esta semana, así que decide invertir en corto en ese mercado. Para ello, todo lo que tiene que hacer es seleccionar GLD (un ETF que sigue el precio del oro) y colocar una orden en corto.

– ¿Cómo se hace, en la vida real?

– Puede hacerlo llamando por teléfono a su bróker (sistema costoso) o entrando por internet a su cuenta de Schwab. En la plataforma de transacciones coloca la orden: “Sell to open” 100 acciones de GLD a $154  c/u. (precio al momento de escribir este artículo). En pocos segundos, el sistema le mostrará que en su cuenta han entrado -100 acciones de GLD y simultáneamente le han cargado el valor correspondiente a las mismas ($15.400) como garantía de la transacción.

Supongamos que una semana más tarde el precio de GLD baja a $140 y Juan decide recomprar las acciones para tomar ganancias. Entonces coloca la orden opuesta: “Buy to close” 100 acciones de GLD a $140. Pocos segundos después verá reflejado en su estado de cuenta que las 100 acciones ya no están. Verá también que le habrán debitado de su cuenta $14.000 para pagarlas, pero le habrán liberado los $15.400 que dejó como garantía. ¿Cuál fue su ganancia? La diferencia entre el precio de venta, $154 y el de compra: $140, es decir $14 por acción o $1.400 por las 100 acciones.

-Espero haber logrado hacerme entender con el ejemplo anterior. Si no ha quedado claro déjenoslo saber y buscaremos otra forma de explicarlo.

2. Adquirir ETF´s Inversos: Se trata de portafolios que ya están diseñados para ir en contra de la subida de precios. Por ejemplo, si usted piensa que el mercado accionario de los EE.UU va a desplomarse, puede adquirir DOG (que es el inverso del índice Dow Jones) o SH (el inverso del índice S&P). Si usted tiene razón y el mercado baja, obtendrá una ganancia, de lo contrario… 

En este punto, vamos a recordar la pregunta que nos hacía la apreciada lectora jpinofoto y que fue la que dio origen a este periplo a través del mercado accionario. Esto nos ayudará a mantener el rumbo

-¡Muy interesante!, pero… ¿podría explicar mejor el concepto de administrar acciones?

Iniciamos la travesía hablando de acciones individuales, pasamos los fondos mutuales y de estos a ETF´s.-

-¿Responden los ETF´s la pregunta anterior?

-¡No del todo! Aún nos falta un paso más. Es necesario saber cómo utilizar estos instrumentos de la manera más eficiente que nos sea posible para que nos generen utilidades. Las ganancias reales (por lo menos en el sistema del autor) no están en las acciones ni en los ETF´s, sino en otro instrumento un poco más sofisticado que deriva de estos. Se trata de las opciones. Pero…, ya me he extendido demasiado por hoy. Así que dejaremos este tema para una próxima entrega.

Invirtiendo en acciones a través de fondos mutuales