Cómo protegerse y sacar provecho de la severa crisis económica que se avecina…

El nuevo libro de Rigoberto Puentes es realmente aterrador… ¡pero hay que leerlo de inmediato! Quizá en unos meses ya sea demasiado tarde. 

Todo indica que se nos avecina una terrible crisis económica… ¡y debemos protegernos!… y por qué no aprovecharla para nuestro beneficio.

En las páginas de este libro los lectores encontrarán, en el usual entretenido y comprensible estilo de Rigoberto, las causas y consecuencias de esta nueva crisis. Por qué va a ocurrir, cuáles son las pruebas que lo llevaron a escribir este libro, cómo manejar este desastre que está por llegar y del cual los Latinoamericanos siempre somos los más afectados…
Podrá encontrar “Prepárese… ¡que viene el lobo!” ($40.000)
 en la Feria del Libro de Bogotá en el stand de
Puentes Mayorga Advisors (pabellón 6, piso 2, stand 214).
El domingo 22 de abril, a las 5:30 p.m.,
el autor dará una conferencia al respecto
en la sala José E. Rivera de Corferias.
A continuación un fragmento del libro:

Prepararse o no prepararse para la “tercera gran depresión”… ¡Esa es la cuestión!
Los historiadores solamente reconocen dos grandes depresiones en los últimos 150 años: la primera entre 1873 y 1880, a la cual en su época se le conoció como “la gran depresión”, y luego, la más reciente, ocurrida en la década de los treinta a la cual también se le dio el nombre de “la gran depresión”, pero que en realidad vino a ser  “la segunda gran depresión”.

Como puede verse, el fenómeno de las depresiones globales no es muy común; lo cual significa que solamente unas contadas personas (aquellas que están alrededor de los 100 años) podrán tener algunos recuerdos de la última depresión global. Los octogenarios y nonagenarios aún estaban muy pequeños para darse cuenta de lo que estaba aconteciendo.

Traje los anteriores comentarios a colación para tatar de comprender por qué es tan difícil aceptar que pueda ocurrir una nueva depresión. Esto se debe a que es una situación totalmente desconocida para nosotros, que no la hemos vivido… que nadie de nuestra generación la ha vivido. Sin embargo las señales están ahí evidenciando que las probabilidades de que suceda son realmente altas.

Los apuntes que ha leído hasta aquí son solamente un resumen de la investigación que he realizado y que me han convencido de que la probabilidad de que estemos al borde de una fuerte depresión global son altas.
Ahora bien, la economía no es una ciencia exacta. En economía dos y dos no son cuatro. Las proyecciones y pronósticos de los economistas están basados en patrones que ellos utilizan para analizar las situaciones que van presentándose. Pero esas situaciones pueden cambiar de la noche a la mañana y echar por la borda concienzudas investigaciones y sesudos pronósticos.

Los economistas académicos ya hicieron su trabajo, pronosticando lo que puede suceder. Ahora el trabajo corresponde a los economistas hogareños, haciendo uso de la información provista por los primeros.

Para quienes después de leer las páginas anteriores crean que hay altas probabilidades de que la economía entre en una fuerte depresión, los invito a que sigan leyendo las siguientes páginas, en las cuales encontrarán un modelo de planificación financiera para sortear la crisis que se avecina y, eventualmente, aprovecharla para aumentar el patrimonio familiar.

Para quienes crean que no va a pasar nada…

En otras palabras: ¡La decisión es suya!

Actuar o no actuar… esa es la cuestión
Para decidir si vale la pena prepararse o no prepararse, sugiere hacer uso de la siguiente matriz. Para ello, deberá considerar dos suposiciones: una, que la crisis ocurra; y la otra, que no ocurra; y luego confrontarlas contra dos posibles líneas de acción: prepararse o no prepararse.


Prepararse vs. no prepararse
Analice cuidadosamente las cuatro alternativas que encontrará en el siguiente cuadro:

1) Cuál será la consecuencia de que la crisis SÍ ocurra y usted estaba preparado.
2) Cuál será la consecuencia de que crisis SÍ ocurra y usted no estaba preparado.
3) La crisis NO ocurre y usted estaba preparado.
4) La crisis NO ocurre y usted no estaba preparado.
Como puede ver, el prepararse le tomará tiempo y esfuerzo, pero de todas formas va a serle beneficioso, aun si la crisis no ocurre. Mientras que el no prepararse podría ser devastador para usted y su familia, si la crisis sí ocurre.
Cómo prepararse para la crisis que se avecina…

Nos vemos el domingo en la conferencia…

Puedes hacer cualquier comentario o consulta a Rigoberto por esta vía. Gustosamente contestará.


Prepárese… ¡que viene el lobo!