Educación financiera para niños

“¡Mami!, ¡mami!, ¿me compras ese osito?…” “¡NO!” “Por favoooooooor”, “¡Yo lo quiero!” repetía la niña de unos 8 años. “¡Ya te dije que no!” – dijo la mamá bastante molesta – “¡Entiende!, eres una niña POBRE que no puede comprar