Hay dos aspectos fundamentales de nuestra vida sobre los cuales no recibimos educación formal: Cómo ser padres y cómo administrar el dinero. Si bien algunas personas no llegan a necesitar del primero, nadie escapa al segundo. El aprender a manejar el dinero es un aspecto fundamental en la vida, al cual nadie escapa, si quiere disfrutar y brindar a su familia una calidad de vida de verdadera calidad.

Los padres deben aprender que la historia financiera comienza el día que el niño recibe el primer dinero para comprar su merienda en la tienda del colegio. Aún sin saberlo, está ingresando al mundo de las finanzas personales. Las instrucciones que reciba de sus padres sobre cómo administrar la plata en ese momento y durante los años siguientes van a jugar un importante papel durante toda su vida. Si bien el niño aún no lo comprende, los padres sí deben ser conscientes de este hecho y deben establecer un plan concreto y consistente para educar al niño sobre este importante aspecto de la vida.